Documentos

La nostalgia de los montes

Al subir cuestas y sortear hondonadas y oler helechos, el bosque andino de Colombia muestra su riqueza y sus cicatrices. A la búsqueda de sus maderas

Santuario de las especies

Concebido por Víctor Manuel Patiño, el más ilustre de los vallecaucanos, este jardín en Tuluá posee colecciones básicas. Un reducto de esperanzas

Plantas que valen oro

El descubrimiento de para qué sirve la vegetación en la medicina no ha cesado. Qué va. A cada quien una planta según su necesidad, a cada quien según su dolencia

Menú del día

Según la hora del día, el comensal y la altitud, los platos preferidos combinan todos los ingredientes que ofrece esta despensa

Nostalgia de hombres y árboles

Tal y como suena, la música andina es la elaboración de sus instrumentos: lenta, esforzada, casi dolorosa. Esa es su diferencia con las de otras regiones.

De los Andes a las sabanas

Hay un misterio que se llama serranías y que está al final de la Colombia montañosa, donde se abren los sabanales del Caribe. Qué es y qué contiene.

Frutos de mi tierra

Qué riqueza en formas, en texturas, en sabores, en tamaños, en colores. Y en orígenes. Hay razones para pensar que en un frutero está expresado lo que somos.

El ahogado río arriba

No hay desastres naturales sin que a ellos contribuya la mano del hombre. La culpa de la tragedia no está río abajo, donde están los muertos; sino río arriba, donde está la deforestación

Son de mar y de ríos

Hasta el agua sirve para la música del Pacífico. Ante la escasez de metales, maderas y bejucos abundan en esta música, mezcla de energía africana con la tradición ceremonial indígena

Los sonidos de la selva

Casi todo árbol y toda planta, en la inmensidad de este océano verde, se usa para la comunicación. Y casi todo ello, más las semillas, se usa para sacar música

La eternidad de la madera

Los árboles, después de dar sombras y frutos, viven para siempre en los utensilios en que los transforman y en las canoas y en la vida de todos los días

La selva es dulce

A la baja fertilidad de los suelos se ha impuesto el trabajo de llaneros y amazónicos para que estas tierras den algunos de los frutos más exóticos del planeta.