Región con fibra

Zonas frías, heladas incluso. Zonas cálidas, ardientes incluso. Zonas templadas medias. Todos los climas, todas las alturas y, quizás, todos los abismos imaginables están en este Oriente de Colombia al que llegamos en este volumen número cuatro de la Colección Savia.

Y en todas esas zonas, fibras. Las primeras en aparecer fueron las del fique, que muchos pensaban extinto por cuenta del dominio de los plásticos y el nailon, entre otros materiales sintéticos que se han apoderado de mercados y, perennes, siguen haciendo daños irreparables al planeta.

El fique es una de las figuras naturales principales de esta mirada que le damos ahora a las artesanías de Oriente. Lo encontramos mucho, en sus plantas que sobresalen en los caminos, en los corredores de las casas donde los secan, en los mercados donde los empacan. Ya lo verán. Ya lo están viendo.

Y, tras la cabuya, hay una buena cantidad de fibras que los artesanos de la región logran adaptar a su creatividad para producir las tradicionales esteras, los coloridos tapetes, las perfectas cestas, los útiles individuales. Ya lo verán.

Este es un repaso al mundo artesanal que no solo usa las fibras que les da la tierra, sino también las maderas. Y las plantas de las que extraen las tinturas. Y los frutos que les sirven para fabricar instrumentos. Un repaso, un recorrido por el mundo artesanal del Oriente acaba de empezar.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Más de Imágenes ...

Más de Oriente ...

Los sabores aldeanos

En Oriente sí que es cierto que a las ollas les ponen lo que da la tierra, que es mucho.

Catatumbo, la belleza y la furia

A este territorio lo asocian con petróleo y conflicto. Pero es más que eso: son bosques tupidos y aguas a cantaros.

Pueblos: San Joaquín

La historia oficial no la reivindica como la homenajeada, pero este pueblo de Santander se llama como una planta que abunda.