Con paciencia y alegría

Paciencia es quizás, y sin que lo sepan, la virtud esencial de los artesanos de la región Andina de Colombia. Paciencia para esperar a que crezcan los insumos que usarán en la construcción de las obras, muchas de ellas tan cercanas al arte como los trabajos de pintura con el llamado barniz de Pasto.

Paciencia para esperar a que se sequen los bejucos; para estirarlos, para tinturar las fibras, y paciencia que tuvieron —y tienen— para distinguir cuáles de los múltiples regalos que les ha dado la naturaleza les sirve para sus propuestas artesanales. Porque son cientos y cientos los recursos que han hallado los artesanos andinos en medio del bosque. Apenas normal, se podría decir, y se diría con razón, porque estamos hablando de la región colombiana más premiada con el patrimonio vegetal. Por eso la muestra de las artesanías es tan variada. Y tan útil: una gran producción de cestas, de sombreros, de instrumentos musicales. Y un muy surtido empleo de ese elemento primordial, la guadua, que se deja para el puente rústico o para la cerca sofisticada.

El que sigue es un paseo por la artesanía andina. Y un homenaje a ella. A ellos.

Etiquetas: , ,

Más de Imágenes ...

Flores a la vista

El amor por las flores sigue vivo en las casas de los caminos de Colombia.

Con paciencia y alegría

Artesanos de la región Andina de Colombia.

Musgos y líquenes: guardianes de la humedad

Mirados desde cerca son bellos, y mirados desde más cerca asombran. Son musgos y líquenes que juntamos aquí como testimonio de la vida en los páramos donde nace el agua.