Flores a la vista

Publicado en Savia Andina

Tal vez se ha escrito que la jardinería doméstica, la de las casas campesinas, es una potente señal de esperanza. Que por pocos recursos económicos que haya, la naturaleza es de todos, pródiga para todos, y aprovechable por todos. Y que una manera de combatir las probables angustias de la vida cotidiana son las formas y los colores y los olores que vienen con las flores y que actúan con todo su poder curativo. Será así (quizás sea así), porque a la vera de los caminos se siguen encontrando en Colombia, especialmente en la zona Andina, estos corredores de casas de los cuales hemos hecho en Savia una colección para presentarlos como un homenaje a estos jardineros tan silvestres como las propias plantas que siembran y de las que se saben los nombres y sus cómo nutrirlas para que se mantengan siempre tan espléndidas como las que tomamos al paso.

Esta jardinería rural se ha ido extinguiendo a medida que las casas campesinas (las de corredores y bahareque, las que estaban hechas para mostrarse hacia
afuera) han sido remplazadas por construcciones modernas que se vuelcan hacia adentro. Pero aún quedan. Y esos jardines se han reproducido en las casas de barriadas populares de las ciudades, adonde han llegado y siguen llegando campesinos que no olvidan su antigua amistad con las flores.

Etiquetas: , , ,

Más de Imágenes ...

Flores a la vista

El amor por las flores sigue vivo en las casas de los caminos de Colombia.

Con paciencia y alegría

Artesanos de la región Andina de Colombia.

Musgos y líquenes: guardianes de la humedad

Mirados desde cerca son bellos, y mirados desde más cerca asombran. Son musgos y líquenes que juntamos aquí como testimonio de la vida en los páramos donde nace el agua.