Opinión

Oración por el agua

El Oriente que relatamos en este cuarto tomo de Savia es una región que nos sedujo y que decidimos hacer visible para que sus valiosos ecosistemas y sus pródigos páramos tuvieran su lugar propio.

El futuro no espera

Sigue aquí este Pacífico con sus serranías, sus ensenadas, sus porciones insulares y esta biodiversidad que un documento internacional confiable dijo en 1991 que es la mayor del mundo.

La opulencia ignorada

Amazonas-Orinoco, una tierra que ha sido mirada más que con desdén, con ignorancia. Más que con desdén y con ignorancia, con incertidumbre porque no ha habido sobre estos 768.556 kilómetros cuadrados una orientación.

Para querernos mejor

Savia no es, no será, un grito amargo. Esta colección, que comienza con el volumen que cuenta la vasta y luminosa e iluminante región Caribe, quiere lo contrario: seducir. Quiere que la botánica sea una esperanza.