Al Almendares

Dulce María Loynaz

 

Este río de nombre musical

llega a mi corazón por un camino

de arterias tibias y temblor de diástoles…

 

Él no tiene horizontes de Amazonas

Ni misterio de Nilos, pero acaso

ninguno le mejore el cielo limpio

ni la figura de su pie y su talle.

Suelto en la tierra azul… Con las estrellas

pastando en los potreros de la Noche…

¡Qué verde luz de los cocuyos hiende

y qué ondular de los cañaverales!

 

Etiquetas: , , ,

Más de Poesía ...

Al Almendares

Dulce María Loynaz

Gualanday

Eduardo Carranza

Ritornelo

León De Greiff