Urapanes

Surlay Faray

Los árboles de esta ciudad,

que crecen entre las avenidas,

más que ramas llevan polvo,

más que nidos,

rencor.

 

Dijo una vez un pequeño:

Quisiera subirme,

quisiera jugar.

 

Dijo una vez una joven

que salía de la universidad:

Bésame ahora suave niña,

es éste el suspendido momento.

 

Bajó del árbol una oruga,

de esas que llevan consigo

su guarida.

 

-Ven pronto muchacho,

¡pasa que ahí peligras!

 

Cayó sobre el árbol una ácida

l l o v i z n a.

¡Es incómodo!, aquí me punza

la algarabía.

 

Más que ramas una herida,

más que forma alguna

un gran gesto de

desprecio.

Etiquetas: , ,

Más de Poesía ...

Al Almendares

Dulce María Loynaz

Gualanday

Eduardo Carranza

Ritornelo

León De Greiff